PATRIMONIO DEL ILC

PATRIMONIO DEL ILC

Mantenimiento y apoyo del patrimonio leonés



Diego Segura


Diego Segura

Miradas Sensibles 1987-2017


Exposición retrospectiva de la obra del artista desde 1987 en un recorrido por su producción artística en los ámbitos de la pintura, dibujo, escultura, arquitectura urbana y fotografía.

 

 

Título

Miradas Sensibles

Artista

Diego Segura

Producción

Dpto. Arte y Exposiciones ILC

Comisario

Luis García Martínez

Contenido

Exposición retrospectiva de la obra del artista desde 1987 en un recorrido por su producción artística en los ámbitos de la pintura, dibujo, escultura, arquitectura urbana y fotografía.

Centro expositivo

Sala Provincia. Instituto Leonés de Cultura (c/ Puerta de la reina, 1)

Contacto

Telf.: 987 26 24 23

mjose.iglesias@dipuleon.es

Fechas

25 de marzo – mayo de 2017

 

 

VADEMÉCUM SENSIBLE

Los que me conocieron entonces y mi familia, decían de mí que era un niño delicado de salud, sensible y observador. Tuve una infancia feliz y sin sobresaltos rodeado de gente afable e interesante en el Marruecos Español de la postguerra.

El medio natural que me rodeaba era muy bello, con un clima muy benigno y una preciosa luminosidad atlántica. El medio humano era culturalmente cosmopolita e interesante con la convivencia armónica y solidaria entre vecinos muy cercanos a pesar de las diferencias raciales y religiosas, como eran, entre cristianos, judíos y musulmanes. Esa circunstancia también me marcó y me abrió caminos de desarrollo sensible abiertos a muchos senderos no tradicionales y despertó en mí la necesidad de buscar en ellos la comprensión del entorno que se iba presentando en mi vida, siempre acogedor y positivo, aunque en algunos momentos fueron de cierta dificultad y dureza.

Desperté muy pronto a la sensibilidad de la naturaleza. Su diversidad y su belleza me configuraron en el interés por la armonía de las formas y los conjuntos que iban generando en su ir y venir con la luz y los cambios estacionales.

Unos libros de arquitectura orgánica hicieron focalizar mi interés consciente hacia el naturismo y todo lo que una visión holística e integradora del término puede generar.

Una vez en Barcelona, conecto con la Sociedad Naturista Vegetariana que me abre un camino que me permite ir integrando en mi vida cotidiana todos esos conceptos y conozco a gente muy interesante, ya transitando por esos caminos. Mi encuentro con técnicas de interiorización como el yoga, la meditación y otras, acentúan mi capacidad de percepción de la realidad tangible con nuevas lecturas conscientes.

Conozco diversas filosofías como la teosofía, la antroposofía, la no violencia, los rosacruces, el budismo, el taoísmo y paso por todas ellas para comprenderlas y aprender de sus esencias. Esto me permite conocer personalmente a Krishnamurti, a Lanza de Vasto y a otros muchos y, con ellos, ejemplos vivos de compromiso vital para construir un mundo mejor, me surge el impulso y el interés de trabajar para ayudar a conseguir esos objetivos de crear un mundo que se pueda desarrollar en armonía con la Naturaleza y entre todas las culturas y entre todos los seres humanos. Poco después apareció un grupo de gente con la misma sensibilidad y objetivos y nació el Taller 7.

Una visita a la Comunidad del Arca, creada en el sur de Francia por Lanza del Vasto, discípulo de Gandhi, nos hace interesarnos por un sistema de vida ecológica y en comunidad que intentamos y que, aunque hubo algunos momentos especiales en el compartir, no conseguimos que llegara a funcionar de forma normal y continuada, aunque me aportó grandes experiencias y muchas valiosas enseñanzas.

El Taller 7 fue una extraordinaria herramienta que tuvo mucha repercusión y una gran acogida social, tanto nacional como internacional. Su propio éxito levantó los recelos de la clase política dominante, a finales de los 70, en un momento que en nuestro país se iniciaba la recuperación de la democracia del post-franquismo, hoy cuestionada. Como experiencias como la nuestra molestaban, hicieron todo lo posible por desacreditarla primero, y que desapareciera después. A pesar de todo, el Taller 7, dejó una profunda huella que, como las buenas semillas, cayó en buenas tierras y, después de fermentar durante varias décadas, siguen haciendo su trabajo con plena vigencia en la actualidad y sus planteamientos siguen siendo válidos y de gran utilidad. También reconocemos que muchos de ellos germinaron y ya forman parte del mundo de hoy.

Esa sensibilidad y ese compromiso vital: descubrir la parte más inmaterial de la existencia y buscar las formas de vida en armonía entre el desarrollo humano y la naturaleza siguen siendo el objetivo de mi trabajo artístico y de mis compromisos sociales.

Espero que estas líneas sirvan para ayudar a comprender mejor  mi trabajo.


Contactos asociados


Departamento Arte y Exposiciones
  • Dirección: C/ Puerta de la Reina, 1
  • Teléfono: 987 26 24 23
  • Email: luis.garcia@dipuleon.es


Galería de imágenes